En mi últimos años trabajando en la petrolera tuve la inmensa suerte de conocer a gente muy interesante en un ambiente de compañerismo que no he vuelto a encontrar. Si a esto le unimos la cantidad de proyectos innovadores que esbozamos está claro que no hay que decir que fue la parte mas gratificante de mi vida laboral y que no creo se vuelva a repetir… aunque lo que estoy haciendo ahora también me ilusiona, claro.

En aquellos proyectos estuvimos estudiando diferentes alternativas para el <“a href="https://es.m.wikipedia.org/wiki/Cosechamiento_de_energ%C3%ADa" rel="noopener" target="_blank">harvesting” (cosechamiento) de la energía generada por la rodadura de los automóviles por vías de gran capacidad (tipo M-30 madrileña) que sirviese para la recarga de coches eléctricos o, al menos, para la iluminación de las vías. A más atascos…más energía generada!

Lo que nunca se nos había ocurrido es que la nieve podría ser una fuente alternativa de energía y que podría servir para los días nubosos en los que no llegase el sol para la generación solar y sobre todo para países norteños en los que no disponen de tantos días soleados como nosotros.

Científicos de UCLA están trabajando en Snow-TENG que no es más que un nanogenerador triboeléctrico que se apoya en la nieve. Utiliza la electricidad estática para generar una carga a través del intercambio de electrones.

La nieve tiene una carga positiva y libera electrones, por lo tanto es capaz de generar energía. El dispositivo tiene una carga negativa y tiene la capacidad de capturar activamente electrones positivos. Después recoge esas cargas y las convierte en electricidad.

Está diseñado para integrarse en los paneles solares, de manera que generen electricidad aun cuando estén cubiertos de nieve. Funciona perfectamente en áreas remotas.

El problema al que se enfrenta en la actualidad el prototipo que han fabricado está relacionado con la baja capacidad para generar electricidad en su forma actual; tan sólo produce 0,2 mW por metro cuadrado y una tensión de circuito abierto de hasta 8 V.

Con sus características se podría usar como pequeño sensor autoalimentado. De hecho, ya se usan sensores en la parte inferior de botas o esquís para recopilar datos en los deportes de invierno.

El Snow TENG puede tener múltiples funciones, de las que cabe destacar las siguientes:

Monitorización de actividades como saltar, caminar, correr, cuando se añade a las suelas de los zapatos.
Calcular los promedios de caída en la nieve.
Controlar la velocidad de las nevadas.
Controlar la profundidad de acumulación.
Chequear la dirección del viento.
Monitorizar la velocidad de lugares nevados o con hielo.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación