Instalando PROXMOX sobre … Ubuntu

Cuando hace unos meses revisamos el R1-Pro de iKoolcore fue cuando conocimos PROXMOX que, por si no lo sabes, es una plataforma de virtualización de código abierto diseñada para gestionar entornos de servidores virtuales. Basado en Debian, Proxmox VE (Virtual Environment) permite la creación y administración de máquinas virtuales y contenedores con facilidad, ofreciendo una interfaz web intuitiva y diversas herramientas integradas para tareas de backup, restauración y migración en vivo. Gracias a su soporte para KVM (Kernel-based Virtual Machine) y LXC (Linux Containers), Proxmox VE (PVE) es una solución robusta y versátil, adecuada tanto para pequeñas empresas como para grandes centros de datos que buscan una administración eficiente y centralizada de sus recursos de TI.

Durante la instalación de Proxmox, el asistente por defecto tiende a utilizar todo el disco disponible para su sistema de archivos, lo que puede ser problemático si se pretende compartir el disco con otro sistema operativo. Instalar Proxmox VE directamente sobre una distribución de Debian es una opción popular para aquellos que desean mantener un entorno Debian (y su arranque dual, etc) mientras disfrutan de las potentes capacidades de virtualización de Proxmox.

La instalación de Proxmox (PVE) sobre Ubuntu, como es nuestro caso, no es tan sencillo si no quieres previamente cambiar de Ubuntu a Debian y luego instalar PVE como un paquete más de Debian. En nuestro caso y porque nos gusta complicarnos la vida y aprender en el camino hemos decidido probar a instalar “directamente” PVE sobre nuestro Ubuntu 23.04 siguiendo estas instrucciones para empezar creando una máquina virtual de Debian sobre Ubuntu.

Tras rebotar la máquina se puede ejecutar el Gestor de Máquinas Virtuales

bajando previamente el ISO correspondiente a la versión de Proxmox a instalar que encontrarás aquí.

Una vez bajado el correspondiente ISO ya se puede usar el Gestor de Máquinas Virtuales aunque desactivando la detección automática del S.O a instalar desde el medio de instalación 😉


De esta forma será posible buscar entre los “Debian” disponibles, el Debian 12 por ejemplo.

Luego basta con definir el tamaño de memoria RAM y número de CPUs reservados para esta máquina virtual. PVE necesita 2 GB para funcionar de ahí que nosotros inicialmente pedimos 16 GB con la intención de instalar posteriormente muchas máquinas virtuales en este X1. En cuanto a CPU se necesitan como mínimo una para que funcione Proxmox… más las que queramos reservar para las NV a instalar.

Para completar la definición de la MV basta con definir el tamaño de la máquina a crear (inicialmente 20 GB que es suficiente para Proxmox) y dar un nombre a la máquina recién creada (debian12, en nuestro caso).

Una vez arrancada la nueva Máquina Virtual se iniciará el proceso habitual de instalación de Proxmox

 

 

 

Conclusiones

 

LO BUENO

  • PRECIO  bajo… comparable el de la RPi5 y con bastantes más posibilidades que aquella
  • Modelos con 4, 8 y 16 GB de RAM y sin o con una eMMC de 64, 128 o 256 GB.
  • Tamaño mínimo y perfecto para llevar de viaje en un bolsillo.
  • La conectividad a redes es simplemente “suficiente”: 1 RJ45 de gigabit + tarjeta WiFi/BT en M.2
  • Un puerto M.2  para SSD NVMe (clase B&M)
  • 1 Conector HDMI estándar + 1 micro HDMI (hasta 4K de resolución) + interfaz MIPI para LCD capacitivo.
  • Dispone procesador TPM 2.0 por lo que admite instalar Windows 11.
  • Incluye GPIO (no compatible con el de la RPi) por lo que puede utilizar en proyectos IoT
  • Podría usarse como un NAS conectando varios discos SATA por ejemplo con esta tarjeta M.2
  • Admite Linux , Windows, etc como sistemas operativos que se pueden arrancar desde “cualquier” lugar (NVMe, microSD o USB).

LO MALO

  • Su puerto cableado ethernet es de tan solo 1 gigabit cuando el futuro (cercano) son las redes a 2.5 Gbps.
  • Su procesador Intel Celeron N5105 de 11ª Generación no es de lo más moderno. Este procesador tiene 4 núcleos y 10 TDP
  • Los resultados de los BENCHMARK (en Windows) no son excesivamente buenos.
  • Modificando los parámetros en la BIOS de velocidad del ventilador se puede conseguir que no sea ruidoso.
  • Si estás pensando en usarlo como servidor PROXMOX, mejor cómprate la versión con 8GB de RAM y una eMMC de 64GB (ó 128GB) ya que su procesador no tiene muchos núcleos y no podrás montar más de 2 máquinas virtuales.
  • Aunque la caja metálica sirve para darle robustez, su acabado no es nada bueno ni utilizable si quieres usarlo para aplicaciones IoT

NOTA: 8.5 / 10

El X1 de Youyeetoo es un claro ejemplo de cómo los miniPCs han evolucionado para ofrecer un rendimiento impresionante a precios asequibles. Con su capacidad de ejecutar Windows 11 y Ubuntu 23.04 sin problemas, y su conectividad avanzada, este dispositivo es una excelente opción para aquellos que buscan un miniPC potente y versátil.

Muchas gracias a nuestro amigo Charles por habernos enviado este X1 para revisar y esperando que nos pueda mandar también su nuevo BY52 con procesador Intel N100 que seguro será mucho más potente (y caro) que este X1 😉

4598
Suscribirse
Notificación
3 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
3
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x