La verdad es que nunca pensé que iba a resultar tan complicado un sencillo servidor postgreSQL accesible desde el exterior para poder conectarlo posteriormente a mi aplicación en Dash que tengo montada en la nube.

Empecé en serio con el tema el pasado viernes y, a pesar de haber trabajado todo el finde, todavía no lo he conseguido aunque ayer mismo pensé que me había “cargado” el NASBOOK. Teniendo en cuenta los 4GB de RAM que dispone y de la posibilidad de virtualización (nediante docker o LXC) parece que el equipo perfecto.

Aunque ya he conseguido poder ver sus BBDD desde cualquier equipo de mi red sigo sin poder salir al exterior ya que eso de trabajar dentro de un “contenedor” no es tan transparente como hacerlo desde fuera.

Por eso, ayer mismo y cuando no podía localizar ni el NAS de QNAP en mi red estuve pensando porbar también la alternativa de recuperar mi RPi y hacerlo directamente en Debian.

Al final recuperé mi NAS por lo que sigo hasta que algún día lo consiga!. ¿Por qué me echa atrás el instalarlo en la RPi?

No es por recurso computacionales ya que la RPi2 los tiene y de sobra para postgres. Lo que me echa atrás es la (aparente” fragilidad de la RPi y eso que la tengo en su cajita de caero y todo.

En cualquier caso (al menos en este tema) no seré el único bicho raro ya que en otro caso no se explicarían proyectos como el de este Crow Pi2 quje integra en un “portátil” una RPi con su correspondiente pantalla y teclado.

Además en su interior, incluye 22 sensores y actuadores así como los correspondientes cables y paneles de montaje para realizar docenas de interesantes montajes electrónicos.

465
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
3 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios