Hace unos días os presentábamos el ranking de las mejores universidades en el mundo relacionadas con las (tan demandadas) Ciencias de la Computación. El panorama es desolador para nuestro país en el que aparecemos en el puesto 97 la Universidad de Granada o en el 111 la Politécnica de Cataluña, etc en el Top 500 mundial.

Leyendo los resultados del último informe de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE) no es nada extraño ya que, aunque pueda resultar chocante, las titulaciones de ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas (STEM en inglés) siguen perdiendo alumnos.

En comparación con otros países de la Unión Europea, la demanda se sitúa cinco puntos porcentuales por debajo de la media, 7,1 puntos menos que Reino Unido y a 14,1 puntos de Alemania.

Además, las enseñanzas STEM registran elevadas tasas brutas de abandono global que van del 37,4% al 49,9%, según las diferentes titulaciones. La tasa bruta de eficiencia, es decir, aquellos que terminaron su grado, es del 45,2% frente al 54,7% que alcanza el total del sistema universitario en España.

También la brecha de género preocupa a los rectores. Solo un 28% del alumnado son mujeres, un porcentaje ligeramente inferior al de los países europeos de la OCDE, que se sitúa en el 31,4%.

Aquí, la mirada también se fija en las edades tempranas. En el último informe PISA se pregunta a los estudiantes de 15 años qué tipo de trabajo esperan ejercer a los 30 años. El porcentaje de chicos que espera desarrollar su actividad laboral en el campo de la ciencia y la ingeniería dobla al de las chicas. Por el contrario, en el ámbito sanitario las tornas se invierten y son muchas más las niñas que les gustaría trabajar como doctora, psicóloga o enfermera.

67

Responder

avatar
1000
  Suscribirse  
Notificación