Instalación del NAS

Antes que describir de una forma muy somera la instalación por primera vez del software/firmware en este NAS no queremos dejar de comentar la existencia del ASUSTOR COLLEGE con cientos de pequeños “tutoriales” en nuestro idioma y para diferentes niveles de experiencia para conocer todo y más sobre los NAS de la marca.

Por ejemplo, para la primera instalación del NAS podéis acceder al tutorial NAS-107 Utilización del Centro de Control donde podréis ver como bajar la última versión del citado Centro de Control desde la sección de descargas de Asustor:  http://www.asustor.com/service/downloads. Para este modelo encontraréis versiones de ACC (Asustor Control Center) para Windows o MAC OS, en mi caso.

Tras su instalación y ejecución veréis que encuentra sin problemas a tu NAS … siempre que esté conectado a tu red local, claro 😉

Una vez localizado tu nuevo NAS en tu red toca inicializarlo… siguiendo las instrucciones en tu idioma preferido (inglés, en nuestro caso).

 A partir de aquí es igual el proceso de inicialización o actualización a una nueva versión del ADM (firmware del NAS y ubicado en la eMMC del mismo)

 Si has seleccionado la opción LIVE UPDATE el sistema se encarga de todo bajando la última versión disponible y realizando de forma secuencial las tareas necesarias. Tú simplemente espera pacientemente sin apagar el NAS hasta que te lo diga, claro.

 Una vez haya terminado el proceso te presentará para que lo aceptes los “papeles legales” relativos a la Garantía, etc, etc.

 Después podrás elegir cosas como el color/tema de la interfaz o hacer los ajustes finales de forma totalmente automática (1-Click Setup) o manualmente que es la opción recomendada si ya sabes algo de los NAS.

Como es lógico, en los ajustes básicos tendrás que asignar un nombre a tu equipo, crear un nombre de usuario administrador y definir una contraseña fuerte, claro.

 Aunque inicialmente el NAS habrá tomado una dirección IP en tu red lo lógico es que quieras tenerlo más controlado por lo que te sugerimos le asignes una IP manualmente. También en este momento puedes decidir si quieres que los dos puertos de ethernet actúen como uno solo (LINK Aggregation) o no.

Por último te tocará decidir como quieres organizar tus discos en cuanto a seguridad y formato de los mismos. Como podéis ver en este momento inicial nuestra idea era utilizar dos discos duros (uno de 1,5 gigas y el otro de 1 giga) funcionando en RAID 1 para tener los datos redundantes y con la máxima seguridad. Por ello la capacidad total de almacenamiento era de tan solo 927 GB (correspondiente al disco de menor tamaño). En cuanto a formato inicialmente decidimos utilizar BTRFS que permite hacer instantáneas, etc.

También en dicho pantallazo podréis ver que solo aparece un SSD M.2 “idle” aunque posteriormente añadimos un segundo SSD NVMe y los inicializamos claro.

Simplemente pulsando START INITIALIZATION se inicia el proceso de formateo cuya duración depende del tamaño del disco que en nuestro caso al ser tan pequeños es sumamente reducida.

Antes de que se me pase es conveniente que registréis vuestro NAS lo que facilita que os podáis conectar desde fuera de vuestra red casera o que io podáis contactar con el Servicio Técnico de ASUSTOR que, por cierto, funciona muy bien smile

 

11495
Suscribirse
Notificación
5 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
5
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x