Aunque los actuales marcapasos cardíacos son cada vez más pequeños introducen riesgos de infección y limitan la capacidad la movilidad del paciente y requieren procedimientos quirúrgicos de extracción, lo que a su vez puede introducir más complicaciones.

Por ello en una Universidad de Illinois se ha desarrollado una red de dispositivos inalámbricos, incluyendo un marcapasos biorreabsorbible, que pueden supervisar y controlar temporalmente el ritmo cardíaco.

Utilizando metales solubles en agua y polímeros degradables, crearon un módulo totalmente implantable y biorreabsorbible. La alimentación se recibe de forma inalámbrica a través de la piel para los marcapasos epicárdicos.

Para visualización de datos y control algorítmico en tiempo real, incluye una red integrada de sensores con interfaz a la superficie de la piel que capturan y transmiten datos a un módulo de control externo a través de Bluetooth.

Tras la cirugía, el módulo interno se disuelve en el cuerpo y los módulos de interfaz de la piel se eliminan pelándolos de la piel con lo que se elimina la necesidad de extracción quirúrgica.

 

 

173
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x