Sin duda recordaréis nuestra noticia del pasado miércoles en el que os comentábamos que los chinos iban a utilizar la inteligencia artificial pars aprobar o rechazar créditos, hipotecas, etc.

También recordaréis que probablemente nunca llegaríamos a ver este tipo de sistemas funcionando en Europa. En el recientemente aprobado RGPRD se especifica muy claramente que la toma de decisiones que se haga sobre un ciudadano de firma automatizada siempre tendrá que demostrarse, sin lugar a dudas, los hechos que han llevado a la toma de dicha decisión. En un algoritmo matemático (y más en la Inteligencia Artificial) donde se trsta una cantidad ingente de variables resulta complicado, cuando no menos aventurado, poder explicar cómo se ha llegado a tal conclusión.

Por eso nuestra sorpresa ha sido mayúscula cuando hemos oído del proyecto europeo iBordersCtrl que se está llevando como piloto en tres países europeos en los que los viajeros recibirán una prueba automática de detección de mentiras por parte de un agente fronterizo animado de inteligencia artificial.

El agente de control virtual de frontera hará preguntas a los viajeros después de que hayan pasado por el punto de control.

Según se informa, el sistema registra las caras de los viajeros y utiliza IA para analizar 38 micro-gestos, anotando cada respuesta.

El agente virtual se ha personalizado según el género, la etnia y el idioma del viajero.

Los viajeros que pasan la prueba, recibirán un código QR que les permitirá cruzar la frontera. Si no lo hacen, el agente virtual se volverá más serio y el viajero será entregado a un agente humano que evaluará su informe.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación