De nuevo el RMIT (algo así como el MIT … pero de Australia) nos sorprende con una nuevo hallazgo que podría multiplicar por cien veces la velocidad de Internet que todos conocemos.

La fibra óptica de banda ancha transporta información en pulsos de luz, a la velocidad de la luz, a través de fibras ópticas. Pero la forma en que la luz se codifica en un extremo y se procesa en el otro afecta la velocidad de los datos.

El primer dispositivo nanofotónico del mundo desarrollado en Australia y publicado en Nature Communications, codifica más datos y los procesa mucho más rápido que la fibra óptica convencional mediante el uso de una forma especial de luz “entrecruzada”.

Las comunicaciones de fibra óptica de última generación, como las que se utilizan en la Red Nacional de Banda Ancha (NBN) de Australia, utilizan solo una fracción de la capacidad real de la luz al llevar datos sobre el espectro de colores.

Las nuevas tecnologías de banda ancha en desarrollo utilizan la oscilación, o forma, de las ondas de luz para codificar los datos, aumentando el ancho de banda al hacer uso de la luz que no podemos ver.

Esta última tecnología, a la vanguardia de las comunicaciones ópticas, transporta datos sobre ondas de luz que se han retorcido / entrecruzado en una espiral para aumentar aún más su capacidad. Esto se conoce como luz en un estado de momento orbital angular, OAM.

En 2016, el mismo grupo del Laboratorio de Nanofotónica de Inteligencia Artificial de RMIT (LAIN) publicó un artículo de investigación en la revista Science que describe cómo habían logrado descodificar un pequeño rango de esta luz torcida en un chip nanofotónico.

Pero la tecnología para detectar una amplia gama de luz OAM para comunicaciones ópticas todavía no era viable, hasta ahora.

275
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x