En un mundo donde las suscripciones parecen dominar cada aspecto de nuestra vida digital, desde el entretenimiento hasta el almacenamiento en la nube, surge una alternativa atractiva y económica: construir tu propio dispositivo NAS (Network-Attached Storage). Este artículo explora cómo el DIY-maker Frank Bernhardt ha logrado crear su propio sistema de almacenamiento en la nube usando un módulo Raspberry Pi 4, proporcionando una guía completa para aquellos interesados en seguir sus pasos y liberarse de las cuotas mensuales.

La tiranía de las suscripciones

Las suscripciones están invadiendo todos los aspectos de nuestra vida. No poseemos realmente las películas en Netflix, ni la música en Spotify, y lo mismo ocurre con el almacenamiento en la nube. Aunque pagues por 500GB de espacio, en realidad solo estás alquilando ese espacio en un servidor remoto. Este modelo ha impulsado a muchos a buscar alternativas más económicas y privadas, como los dispositivos NAS personales.

¿Qué es un NAS?

Un NAS es un dispositivo de almacenamiento conectado a una red que permite a los usuarios almacenar y acceder a sus datos desde cualquier lugar. Las ventajas de un NAS son múltiples: no hay cuotas mensuales, el almacenamiento es completamente privado, y puedes acceder a tus archivos en cualquier momento y desde cualquier lugar. Además, puedes usarlo para hacer copias de seguridad de tus dispositivos, almacenar y ver videos, e incluso crear tu propia biblioteca de música y películas.

Construir tu propio NAS: El proyecto de Frank Bernhardt

Frank Bernhardt, un entusiasta del DIY, ha diseñado y construido su propio NAS utilizando un Raspberry Pi 4. Su proceso detallado está disponible en Instructables, proporcionando una guía paso a paso para aquellos que quieran intentar este proyecto.

Materiales y componentes

Para construir un NAS similar al de Bernhardt, necesitarás los siguientes materiales:

  • Dispositivos de computación y almacenamiento:
    • Raspberry Pi 4 con fuente de alimentación, 2GB de RAM es suficiente
    • Tarjeta micro SD de 32 GB, SanDisk Extreme PRO recomendada
    • Uno o dos discos duros SATA de 2.5″, SSD recomendado
    • Uno o dos adaptadores USB 3.0 a SATA, Sabrent recomendados
  • Software:
    • Imagen del sistema operativo Raspberry Pi (Pi OS Lite, 64-bit sin escritorio)
    • Software NAS para Raspberry Pi OS, openmediavault recomendado
  • Piezas y componentes:
    • 10 x Insertos roscados de latón M3
    • 10 x Tornillos M3x5 (4 más para el segundo disco duro)
    • 4 x Insertos roscados de latón M2.5
    • 4 x Tornillos M2,5×6
    • 4 x Tornillos de cabeza avellanada M3x6
    • 1 x Módulo Keystone RJ45 Cat 6
    • 1 x Cable de parche RJ45 Cat 6
    • 1 x Conector macho USB tipo C para soldar
    • 1 x Conector hembra USB tipo C con cable de 2 pines
    • 1 x Módulo OLED SH1106 de 1.3″ I2C 128X64 de 4 pines
    • 1 x Cable de 4 pines con conectores Dupont hembra
    • Filamento PLA para tu impresora 3D

Diseño y ensamblaje

El diseño de la “carcasa” fue una parte crucial del proyecto. Bernhardt optó por un diseño que permite el acceso a los conectores de energía y red desde la parte trasera, manteniendo los conectores USB dentro para un aspecto más limpio. La estructura incluye cuatro partes principales: la bandeja, el rack del dispositivo, la tapa lateral y una base opcional. La bandeja requiere estructuras de soporte para las aberturas de los conectores y la ventana de la pantalla, generadas usando software de slicing. El rack sujeta el Raspberry Pi y los discos duros, asegurando una fijación segura.

Configuración del software

La instalación del sistema operativo Raspberry Pi y la configuración de la red fueron pasos esenciales. Bernhardt utilizó Raspberry Pi Imager para instalar Raspberry Pi OS Lite (64-bit) en una tarjeta micro SD, configurando parámetros esenciales como el nombre del host, el nombre de usuario, la contraseña y la habilitación de SSH. Asignar una dirección IP estática al NAS garantizó un acceso de red consistente.

Conexión de hardware y montaje final

La conexión de energía USB-C y la instalación de la pantalla OLED fueron pasos críticos. Debido a las limitaciones de espacio, Bernhardt soldó el conector USB-C dentro del gabinete. La pantalla OLED, que proporciona actualizaciones de estado, se conectó a los pines GPIO del Raspberry Pi, asegurando que las configuraciones de pines coincidieran correctamente.

La instalación del módulo keystone simplificó la conectividad y futuras actualizaciones. Al conectar un cable de parche y el módulo keystone dentro del gabinete, el puerto LAN se volvió fácilmente accesible, compatible con los modelos Raspberry Pi 4 y 5. Esta modularidad facilita el mantenimiento y las actualizaciones del NAS.

Instalación de software y puesta en marcha

Finalmente, Bernhardt instaló el software para la pantalla OLED y el NAS. Un script en Python muestra diversas métricas del sistema en la pantalla OLED, ejecutándose al inicio y actualizándose continuamente. Luego, instaló openmediavault, un software que ofrece una interfaz web fácil de usar para gestionar el NAS. La instalación fue sencilla, y al completarse, el NAS estaba listo para su uso con una impresionante capacidad de almacenamiento de 500GB.

Reflexiones finales

El proyecto de NAS de Raspberry Pi de Bernhardt, aunque requiere conocimientos técnicos, resulta mucho más económico que comprar un NAS prehecho. Si buscas un proyecto interesante para este verano, construir tu propio NAS con un Raspberry Pi puede ser una excelente opción. Además, te brinda la satisfacción de saber que tu almacenamiento en la nube es verdaderamente tuyo y está completamente bajo tu control.

634
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x