Telepathy es el nombre del primer chip cerebral que Elon Musk, el fundador de Tesla y SpaceX, asegura haber implantado en un humano. Se trata de un dispositivo que se inserta directamente en el cerebro y que permite enviar y recibir señales a una computadora externa. El objetivo de Musk es que esta tecnología ayude a tratar enfermedades neurológicas complejas, como los infartos cerebrales o la esclerosis, y que eventualmente permita una comunicación telepática entre humanos y máquinas.

Sin embargo, Musk no es el único que está interesado en desarrollar interfaces cerebro-máquina avanzadas. China, su principal rival en la carrera tecnológica, también ha anunciado un ambicioso plan para crear sus propios dispositivos de este tipo para el año 2025. El Ministerio de Industria y Tecnología de China ha declarado que la tecnología BCI (Brain-Computer Interface) es un objetivo clave para el país, y que espera impulsar la investigación y la innovación en este campo. Según los expertos, China tiene claras ventajas competitivas en términos de recursos humanos, financieros y regulatorios, y podría superar a Estados Unidos en este ámbito.

China en la carrera: Objetivo 2025

China ha designado una “interfaz cerebro-computadora” como uno de sus “productos icónicos innovadores”. El Ministerio de Industria y Tecnología de China ha revelado un plan ambicioso para desarrollar tecnologías clave en los próximos años, incluyendo fusión cerebro-computadora, chips similares al cerebro y modelos neuronales de computación cerebral. La meta es lanzar productos de interfaz cerebral para 2025, marcando una competencia directa con desarrollos como el de Neuralink de Elon Musk.

Más allá del Smartphone: Usos potenciales

El Ministerio chino señala que la tecnología cerebral podría aplicarse en conducción autónoma, realidad virtual y rehabilitación médica. La “inteligencia inspirada en el cerebro,” también conocida como IA generativa, se menciona como compatible con estas nuevas tecnologías. China ha establecido un laboratorio de 60 personas dedicado exclusivamente a interfaces cerebro-máquina, con un enfoque práctico para competir con Neuralink.

Desafíos éticos y futuro incierto

Aunque Neuralink ha dado un paso significativo con el implante de un chip en el cerebro humano, la tecnología está en sus primeras etapas. Elon Musk presenta “Telepatía” como el producto estrella de Neuralink, permitiendo a los usuarios controlar dispositivos con el pensamiento, inicialmente dirigido a personas con discapacidades motoras. Sin embargo, el avance plantea desafíos éticos, ya que la barrera biológica entre el individuo y la tecnología podría desaparecer, dando acceso sin restricciones a los pensamientos.

 

228
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x