Nuestro mundo digital depende en gran medida de máquinas y sistemas poderosos. Piensa en ChatGPT, ese inteligente amigo virtual con el que chateas, que es capaz de generar respuestas coherentes en fracciones de segundo. Pero ¿te has detenido a pensar qué se necesita para alimentar una máquina de este calibre? No se trata solo de algoritmos mágicos, sino de hardware robusto y, más específicamente, de chips especializados en inteligencia artificial (IA). En un momento donde cada milisegundo cuenta y donde la demanda de recursos computacionales se dispara, las empresas como OpenAI se enfrentan al reto de encontrar, o incluso crear, los chips perfectos que den vida a estas asombrosas IAs. Y aquí es donde comienza nuestra historia sobre OpenAI, NVIDIA y la búsqueda de la perfección en el mundo de los chips de IA. ¡Acompáñanos!

¿Una nueva aventura para OpenAI?

Según nos cuenta Reuters,  OpenAI, la misma compañía que nos trajo a ChatGPT, está tanteando la idea de fabricar sus propios chips de IA. Y no solo eso, hasta se ha rumoreado que están considerando adquirir otra empresa para impulsar esta iniciativa. Aunque aún no han tomado una decisión final, desde el año pasado, la empresa ha estado buscando soluciones al desafío que supone la escasez y el elevado costo de los chips especializados en IA.

NVIDIA: El gran gigante de los GPUs

Ahora, ¿por qué todo este alboroto por los chips? Pues resulta que el CEO de OpenAI ha colocado la adquisición de más chips de IA en su lista de máximas prioridades. Él ha manifestado su preocupación por la falta de unidades de procesamiento gráfico (GPUs), mercado dominado en su gran mayoría por NVIDIA, quien tiene en sus manos más del 80% de este jugoso pastel.

La relación precio-rendimiento de ChatGPT

Usar ChatGPT no es precisamente barato para OpenAI. Cada consulta tiene un coste aproximado de 4 centavos. Así que, si ChatGPT llegara a tener un volumen de consultas cercano al de las búsquedas de Google, estaríamos hablando de una necesidad inicial de GPUs valorados en unos 48.1 mil millones de dólares y unos 16 $ mil millones anuales para mantener el sistema en marcha.

La era de los chips personalizados

El deseo de OpenAI de embarcarse en el diseño de sus propios chips no es algo nuevo en el mundo de la tecnología. Gigantes como Google, Amazon y Apple ya han tomado caminos similares, buscando tener un control más directo sobre los chips que son vitales para sus operaciones.

No obstante, desarrollar un chip personalizado no está al alcance de cualquieraOpenAI, la empresa detrás de ChatGPT, está considerando la creación de sus propios chips de IA, marcando una nueva etapa en la evolución de la tecnología de inteligencia artificial.. Requiere una inversión significativa y, aunque OpenAI decidiera lanzarse a esta aventura, no garantiza el éxito. Adquirir una empresa especializada en chips podría ser un atajo interesante, una estrategia que Amazon ya utilizó en 2015.

Hasta el momento, los detalles sobre posibles empresas en el radar de OpenAI para una adquisición siguen siendo un misterio. Pero lo que sí es seguro es que cualquier esfuerzo para crear un chip personalizado tomará años, lo que deja a OpenAI en manos de proveedores comerciales como NVIDIA durante ese tiempo.

En conclusión: Un futuro incierto pero emocionante

La demanda de chips especializados en IA ha disparado desde el lanzamiento de ChatGPT. Aunque NVIDIA domina este mercado, la incursión de OpenAI en este terreno y la posible creación de su propio chip o la adquisición de una empresa especializada podría cambiar el panorama del mundo de la IA.

297
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x