Probablemente más de una vez has utilizado el viejo “truco” de contar el tiempo que pasa entre el relámpago y el correspondiente trueno para estimar la distancia a la que se encuentra la tormenta, Eso sí casi te podría asegurar que no te habías dedicado a contar la frecuencia de los cri-cri de los grillos del campo.

Se trata de un sonido que tiene como principal función la comunicación entre hembras y machos. Sin embargo, también ha sido usado durante mucho tiempo por las gentes del campo para poder predecir la temperatura del día siguiente y así, organizar las tareas en base a esa información. ¿Realmente los grillos nos indican cuál es la temperatura exterior? Aquí te lo contamos.

El comportamiento de los grillos esta íntimamente ligado a la temperatura ambiental. Su modo de actuar reside en que primero calientan sus cuerpos exponiéndose al sol para obtener energía y, una vez alcanzada la temperatura óptima, realizar su día a día. Los grillos son grandes protagonistas del verano puesto que necesitan calor para estar activos. De hecho, si las temperaturas son muy bajas, entran en letargo, es decir, están dormidos e inactivos.

La Ley de Dolbear

A. E. Dolbear fue el primero en descubrir la relación entre la temperatura ambiente y la rapidez con la que los grillos emiten sus chirridos. Encontró que los grillos cantan más rápido cuando la temperatura sube y más lento cuando baja. Pero lo que es realmente interesante es que chirrían a un ritmo constante, y es esta consistencia la que permite que los chirridos puedan usarse en una simple ecuación matemática.

La ecuación, para temperatura en grados celsius) es de la forma

{\displaystyle T_{C}=10+\left({\frac {N_{60}-40}{7}}\right).}

En cualquier si no quieres tener que dividir una buena aproximación sería {\displaystyle \,T_{C}=5+N_{8}} en la que tan solo tienes que contar el número de cri-crí en ocho segundos y sumarle cinco siendo suficientemente precisa en el intervalo 5-30ºC.

Tipos de Grillos y sus Ecuaciones

La frecuencia de los cantos de los grillos y los saltamontes también varía según la especie, por lo que Dolbear y otros científicos idearon ecuaciones más precisas para algunas especies. Ten en cuenta que el canto del grillo de campo común también puede verse afectado por factores como su edad y ciclo de apareamiento. Por esta razón, se sugiere utilizar una especie diferente de grillo para calcular la ecuación de Dolbear.

Margarette W. Brooks: La Mujer Olvidada

Mientras Dolbear es conocido por su ecuación, no fue el primero en publicarla. En 1881, 16 años antes que Dolbear, una mujer llamada Margarette W. Brooks publicó un informe titulado “Influencia de la temperatura en el chirrido del grillo” en Popular Science Monthly. Aunque no hay evidencia de que Dolbearconociese00 el trabajo de Brooks, su ecuación se hizo más popular que la de ella.

340
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x