Las energías renovables están avanzando a pasos agigantados, pero enfrentan un desafío considerable: el almacenamiento eficiente de energía. Los sistemas actuales luchan contra la naturaleza impredecible del viento y el sol. Aquí es donde entra el proyecto Zn-H2, cuyo objetivo es desarrollar baterías de zinc duraderas y económicas diseñadas específicamente para el almacenamiento a largo plazo de energía.

Baterías de zinc: una alternativa más barata y versátil

A diferencia de las baterías de litio comunes, las baterías de zinc son considerablemente más baratas y solo requieren materiales fácilmente disponibles y totalmente reciclables. Pero lo que realmente las distingue es su capacidad para producir hidrógeno a demanda. Así, estas baterías no solo almacenan energía, sino que también la transforman en un recurso valioso.

Pruebas prometedoras y una visión para el futuro

Los investigadores del proyecto Zn-H2 han demostrado la viabilidad del nuevo sistema bajo condiciones de laboratorio y han probado celdas individuales para su eficiencia y estabilidad durante varios ciclos. Al final de su trabajo, esperan tener un sistema de almacenamiento de hidrógeno recargable eléctricamente que pueda almacenar energía en forma de zinc metálico y convertirla de nuevo en energía eléctrica y hidrógeno cuando sea necesario.

Hacia la producción a gran escala

Los primeros tests con celdas individuales han dado resultados muy prometedores: se espera que los catalizadores proporcionen una vida útil de diez años o más. Aunque todavía se necesita un esfuerzo de investigación antes de que el sistema esté listo para uso industrial, el proyecto Zn-H2 ya está allanando el camino para una solución innovadora para almacenar energía verde y producir hidrógeno

 

346
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x