Los microrobots se están investigando y desarrollando para una variedad de aplicaciones médicas, incluyendo el tratamiento del cáncer, la detección temprana de enfermedades y la administración de medicamentos de manera más precisa y efectiva.

Una de las ventajas de los microrobots es que, por ejemplo, podrían ser utilizados para llegar a tumores que se encuentran en lugares difíciles de alcanzar, como en el cerebro o en el sistema nervioso central.

Otra ventaja de los microrobots es que pueden ser programados para llevar a cabo tareas específicas en el cuerpo pudiendo mejorar la precisión de los tratamientos médicos y reducir los efectos secundarios.

Sin embargo, todavía hay muchos desafíos que deben superarse antes de que los microrobots se puedan utilizar ampliamente en la medicina. Por ejemplo, la tecnología de control remoto debe mejorarse para permitir una mayor precisión y confiabilidad.

En esta línea, investigadores de la Universidad de Tel Aviv, inspirándose en los “nadadores” biológicos, como las bacterias y los espermatozoides, han desarrollado un microrobot híbrido (de unas 10 micras de diámetro) con la capacidad de moverse por el cuerpo de forma autónoma o controlado por un operador. Su microrobot es del tamaño de una sola célula biológica y navega usando electricidad y campos magnéticos pudiendo identificar y capturar una sola célula, abriendo la puerta a una amplia gama de aplicaciones.

YouTube player

Entre otras cosas, la tecnología apoyará las siguientes áreas: diagnóstico médico a nivel de una sola célula, introducción de fármacos o genes en las células, edición genética, transporte de fármacos a su destino dentro del cuerpo, limpieza del medio ambiente de partículas contaminantes, desarrollo de fármacos…

204
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x