Lograr que Linux funcione de forma nativa en los Mac con chip M1 es una tarea compleja. Hasta el mismísimo creador del kernel de este sistema operativo, Linus Torvalds, ha manifestado muchas veces que Apple «no quiere ayudar» en esa tarea.

Sin embargo, los esfuerzos no se detienen y sorprendentemente hoy, este soporte finalmente está listo para los usuarios principales de Linux. Por supuesto, todo es experimental en este momento, pero no lo será por mucho más tiempo. Se espera que Linux 6.2 se convierta en el kernel predeterminado de Ubuntu 23.04 y se incluya en Fedora 38 antes del lanzamiento de Linux 6.3 a fines de abril.

A principios de este año, la empresa de virtualización Corellium logró instalar y correr Linux Ubuntu en uno de los nuevos Mac mini. Para ello utilizaron una versión para Raspberry Pi (ARM). La hazaña permitió descubrir que los ordenadores con M1 no tienen el arranque cerrado únicamente a macOS, pero también exhibió las fuertes limitaciones de hardware al no contar con controladores que permiten el funcionamiento de la gráfica integrada, o los chips de conectividad inalámbrica.

No obstante, los avances de Corellium no se basaron en ofrecer el soporte para Apple Silicon desde el núcleo de Linux. Los de Asahi Linux, en cambio, sí apuntan al núcleo. Ellos están desarrollando un sistema de arranque inicial «m1n1», para ocuparse de tantas peculiaridades de hardware como sea posible y disponer de un protocolo de arranque.

Además, que Asahi  ya ha lanzado una serie de parches del kernel con controladores esenciales para el arranque de Linux en los Mac MiniMacBook Pro de 13″ y MacBook Air con procesadores M1. Estos han permitido avanzar en diferentes aspectos (UART, SMP y DeviceTree) «para ofrecer una funcionalidad básica». También hay un búfer de fotogramas basado en SimpleFB, pero conseguir aceleración de vídeo, indican, «será un desafío abrumador».

565
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x