Con los calores «anormales» y continuados que estamos sufriendo últimamente se hace cada vez más importante pensar en el grave problema que tenemos en nuestro planeta y su difícil solución.

Incluso si todas las centrales eléctricas de carbón se convirtieran mágicamente en energía eólica y solar de la noche a la mañana, y todos nuestros automóviles fueran eléctricos, todos los gases de efecto invernadero que bombeamos a nuestra atmósfera durante 200 años todavía estarían allí.

Aunque hasta las petroleras tienen proyectos (cara a la galería, en su mayor parte) para «capturar y secuestrar el CO2» lo que no está libre de riesgos parte del problema económico que puede acarrear.

Hasta ahora el mecanismo original encargado de mantener el equilibrio del CO2 en la atmósfera (antes de que nos diese por llenarlo a una velocidad descontrada) eran los árboles que a medida que crecen, absorben dióxido de carbono de la atmósfera y, en pocas palabras, lo convierten en madera.

Desgraciadamente su velocidad de crecimiento es mucho menor de lo necesario para resolver nuestro problema de ahí que empresas como Living Carbon estén trabajando para acelerar el crecimiento de os vegetales y con ello aumentar la capacidad para «recuperar» y almacenar CO2 de nuestra atmósfera.

La startup dice que edita los genes de sus álamos para acelerar la fotosíntesis, el proceso que utilizan las plantas para producir alimentos a partir de dióxido de carbono y agua. Esto permite que los árboles crezcan más rápido con la energía extra, según la compañía.

En un caso, un árbol que modificó acumuló un 53 % más de masa durante cinco meses de crecimiento, según un informe de Living Carbon publicado a principios de este año.

Living Carbon dice que esto se traduce en aproximadamente un 27% más de carbono capturado.

Otro beneficio potencial de los árboles editados genéticamente es que sus raíces crecerán más rápido, lo que podría ayudar a abordar más rápidamente la erosión del suelo en áreas deforestadas.

En cualquier caso uar árboles para capturar carbono no es la panacea ya que los árboles mueren y su carbono se libera a medida que se descomponen.

Por ello la empresa está enfocando más de la mitad de su investigación en ralentizar la descomposición de la biomasa para dar cuenta de esto, y sus plántulas también se pueden cosechar para obtener productos de madera duraderos, lo que retrasa la descomposición.

96
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x