Aunque en el mundo del transporte tiene todo el sentido hablar de su descarbonización en la química es más lógico hablar de desfosilización por cuanto el carbono es un componente primordial de los productos químicos actuales. Si bien el primero puede acabar basándose únicamente en la electricidad el segundo seguirá necesitando fuentes de carbono… sean fósiles… o recicladas.

Cyclize es un spin-off de la Universidad de Stuttgart ha desarrollado un nuevo proceso con el que se puede sustituir el gas natural por residuos plásticos y gases de escape de CO2.

Con su nuevo proceso quieren matar tres pájaros de un tiro:

  • Sustituir el gas natural de la industria química por alternativas no fósiles
  • Reciclar la creciente cantidad de residuos plásticos de forma sensata y holística
  • Establecer un sumidero de CO2. De este modo se pueden reducir grandes cantidades de emisiones de CO2. Además, el CO2 de los gases de escape de determinadas fuentes, como las fábricas de cemento, se utilizará como recurso (es decir, como fuente de carbono).

El proceso Cyclize utiliza un plasma no térmico generado por un sistema electrónico de desarrollo propio y eficiente. El plasma se utiliza primero para gasificar los residuos de plástico. A continuación, el flujo de gas de hidrocarburos de CO2 resultante se reforma en gas de síntesis.

El gas de síntesis, una mezcla de monóxido de carbono e hidrógeno, puede utilizarse para producir productos químicos básicos o combustibles. Hasta ahora, el gas de síntesis se producía a partir del gas natural mediante el reformado con vapor.

Junto con el CO2  de los gases de escape, se reciclarán y devolverán al ciclo del carbono los residuos plásticos mezclados u otros residuos que contengan carbono, como los desechos residuales o los materiales procedentes de la fabricación industrial.

159
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x