La NASA acaba de anunciar el desarrollo de un «material revolucionario» jamás visto que es 1.000 veces más duradero que el que se usa actualmente en las naves espaciales.

Se trata en realidad de una aleación metálica “revolucionaria” que podría hacer que algunos componentes de sus naves y motores a reacción más confiables y eficientes en condiciones extremas.

GRX-810 es una aleación reforzada con dispersión de óxido (ODS) que puede soportar temperaturas de más de 1.090 ºC, ofrece el doble de fuerza en resistencia a la fractura, tres veces y media la flexibilidad sin agrietarse cuando se dobla y se estira, y más de 1.000 veces la durabilidad bajo tensión bajo tensión.

Para desarrollar esta nueva aleación resistente, los investigadores de la NASA utilizaron modelos computacionales para simular el rendimiento termodinámico del material y la impresión 3D para hacerlo realidad.

El uso de estos dos métodos aceleró drásticamente la tasa de desarrollo, algo que con las técnicas clásicas de “prueba y error” podrían haber tardado años.

Con el modelado termodinámico el equipo descubrió la composición óptima de la aleación después de 30 simulaciones, un número que consideran muy bajo, lo que demuestra la “madurez” de este método computacional.

 

68
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x