El pasado año ya nos hacíamos eco de la apuesta de Coca Cola por ser una (otra) empresa cero emisiones para el año 2050 para lo cual tienen mucho que trabajar ya que junto a Pepsi, Unilever y Nestlé son las empresas que más contaminación con plásticos causan en el mundo.

En el caso de Coca Cola aparte de de dejar de fabricar botellas que utilicen plástico provenientes de petróleo para 2030 está colaborano en proyectos para el desarrollo de microorganismos capaces de «merendarse» el plástico reduciendo con ello el problema medioambiental que han contribuido a crear.

Un grupo de científicos japoneses descubrieron, allá por el año 2016, una bacteria que es capaz de convertir los populares plásticos PET (tereftalato de polietileno) en la base de su alimentación, y ahora nuevas investigaciones basadas en aquel hallazgo plantean una «súper enzima» capaz de devorar el plástico y aliviar el problema.

Una de ellas reducía las moléculas de los plásticos PET en moléculas más pequeñas llamadas MHET.

La segunda enzima, llamada MHETasa, producía etilenglicol y ácido terftálico a partir de esas moléculas… o sea las materias primas para la obtención del famoso PET, es decir invertir el proceso de fabricación del PET.

John McGeehan, de la Universidad de Portsmouth, llevó el trabajo más lejos y creó junto a su equipo de biólogos la estructura tridimensional de la bacteria para entender cómo se comportaba.

Al trabajar con esa estructura la «mejoraron» logrando que la enzima fuera aún más eficiente a la hora de degradar el PET.

Ahora su equipo quiere modificar la PETasa y otras enzimas similares para poder crearlas a escala industrial y eliminar plásticos que de otro modo amenazan el medioambiente.

Afortunadamente, estas investigaciones comienzan ya a verse en soluciones reales.

Por ejemplo, la Universidad de Portsmouth ha creado una startup llamada Revolution Plastics que ha llegado a un acuerdo con Coca-Cola para desarrollar un proyecto en este ámbito, y también es parte de un esfuerzo internacional llamado BOTTLE que negocia con grandes empresas del sector para resolver el problema.

Existen ya plantas industriales como la que existe en Clermont-Ferrand donde la empresa francesa de biotecnología Carbios recicla y procesa PET gracias a una enzima que se detectó originalmente en el compost y que se modificó para que funcionara aún mejor en este ámbito.

1353
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x