Nos estamos acostumbrando a sobrevalorar la potencia de la Inteligencia Artificial o más bien a pensar que los seres vivos no tienen mucho futuro frente a las máquinas pensantes. Afortunadamente no es así, sólo hace falta dar una oportunidad al desarrollo de le evolución.

Por ejemplo, un grupo de investigadores australianos acaban de demostrar que células del cerebro humana creciendo en una placa de Petri son capaces de aprender a jugar al clásico «Pong» en tan solo cinco minutos. Para la misma tarea un algoritmo de Inteligencia Artificial necesita unos 90. A pesar de esto, al menos en las primeras partidas, la IA se mostró ser mucho más hábil y derrotó al mini «cerebro humano» cuando se enfrentaron.

El sistema denominado «DishBrain» combina las ventajas del procesamiento informático con características de conexiones de datos típicas de las neuronas humanas, las cuales funcionan insertadas ‘in vitro’ dentro de un chip insertado en el equipo.

Según establecieron los científicos, el modelo empleado para «DishBrain» también funciona con células de roedores. No obstante, entre los dos patrones hay una diferencia. «Las células corticales humanas siempre superaron a las células corticales de ratón con matices en las características del juego», explicaron los responsables del proyecto. Y sin olvidar que las neuronas humanas son de por sí superiores a las de los roedores.

YouTube player

Por último, señalan que este tipo de sistemas con «neuronas corticales ‘in vitro'», sirven para demostrar que estos organismos pueden «autoorganizarse y mostrar un comportamiento inteligente y sensible cuando se encarna en un mundo de juego simulado».

374
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x