Hace tiempo nuestros amigos de la UPV que un año atrás les contrataron la parte «informática» de Cortylandia para la que utilizaron, como no podía ser de otra manera, abundantes Raspberry Pi 3, creo recordar.

Está claro que la potencia de las RPi es más que suficiente para muchas aplicaciones «industriales» aunque sigo pensando que carecen de la robustez que se requieren en la mayor parte de este tipo de uso que se suele obviar cambiando la RPi. Evidentemente desde un punto de vista de coste no es preocupante por el bajo precio de estos SBC podría ser varios órdenes de magnitud en el coste de una parada del sistema industrial por no hablar de las implicaciones en cuanto a seguridad de personas e instalaciones.

YouTube player

Por ello para su uso industrial hay que tener en cuenta nuevas variables ya que este tipo de aplicaciones se suelen desarrollar en ambientes hostiles (temperaturas y suciedad) que no son tan importantes en aplicaciones «ofimáticas». De ahí la necesidad de miniPCs «rugerizados» fabricados para resistir más que los convencionales, capaz de funcionar bajo condiciones adversas.

DI-1100 es uno de estos miniPCs modulares con procesador Intel Whiskey Lakey sin ventilador interno aunque su caja es metálica para mejorar la disipación de calor… aparte de poder instalar un ventilador externo.

Inicialmente está pensado para aplicaciones con robots móviles o embarcados por lo que su conectividad externa es muy elevada pudiendo elegir también en procesadores i3, i5 e i7 y hasta 64 GB de RAM para trabajar con Windows 10 y Linux.

Todavíe se desconoce tanto la fecha de salida a la venta como de precio aunque, desde luego, no será nada barato como es habitual en productos para uso industrial en los cuales la Garantía de Calidad es muy importante.

YouTube player
269
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x