La lectura de esta noticia me ha recordado una «historieta» que me contó un compañero de Valladolid cuando la Presidenta del Grupo llevó su Tesla y no se les ocurrió otra cosa que dejar enrollado el cable de carga… y casi sale ardiendo la nave smile

Es el mismo problema que no permite acortar el tiempo de carga de los coches eléctricos en la actualidad … ya que, entre otras cosas, el cable de carga no soportaría esa potencia y podría acabar en llamas.

Es por eso que en la Universidad de Purdue (en colaboración con Ford)  han propuesto un método para enfriar esos cables sin recurrir a la refrigeración líquida, que provoca que esos cables sean demasiado rígidos y difíciles de usar.

Lo llaman «ebullición de corriente» y sí, consiste en hacer hervir un líquido alrededor del cable.

YouTube player

Ese líquido entraría en ebullición y se evaporaría por la potencia de la energía del cable, pero el vapor resultante acabaría condensándose alejado de la fuente de calor y regresando a ella como líquido de nuevo en un circuito cerrado.

De esta forma consigues enfriar el cable constantemente, permitiendo que pase más energía por él.

El resultado es que un cable de carga para coches eléctricos podría aguantar una corriente superior a los 2.400 A con lo que el mismo podría cargarse en tan solo 5 minutos … o sea el sueño de cualquier conductor ¿no?

 

 

295
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x