Cada día tenemos más claro que ls datos obtenidos con pruebas médicas como el electrocardiograma, el electroencefalograma o la radiografía, pueden analizarse con la ayuda del aprendizaje automático , de modo que las enfermedades pueden ser detectadas en una fase muy temprana, sobre la base de cambios tan sutiles que a un humano le resultaría muy difícil detectarlos.

Sin embargo, implantar inteligencia artificial dentro del cuerpo humano ha venido siendo un reto técnico más allá de las capacidades disponibles… al menos hasta ahora.

Científicos de la Universidad Técnica de Dresden en Alemania han conseguido desarrollar por vez primera una plataforma implantable y biocompatible de inteligencia artificial que distingue en tiempo real entre un patrón sano y otro patológico al analizar señales biológicas como los latidos del corazón detectando cambios patológicos incluso sin supervisión médica.

El equipo de investigación ha demostrado la viabilidad del análisis en tiempo real de bioseñales para clasificarlas como sanas o enfermas sin más recurso que un chip biocompatible de inteligencia artificial.

Para el chip, el equipo utilizó redes de fibras basadas en polímeros que se asemejan estructuralmente al cerebro humano.

En los ensayos, el chip de inteligencia artificial fue capaz de diferenciar entre un patrón sano de latidos y los patrones de tres arritmias comunes con una precisión del 88%.

En el proceso, la red de polímeros consumió menos energía que un marcapasos.

336
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x