El hipérico (Hypericym perforatum L.) es una planta medicinal muy conocida por sus propiedades cicatrizantes, sobre todo el aceite que se obtiene al macerar la planta fresca en flor.

Esta planta, que también además se ha considerado como el antibiótico de la Edad Media tiene efectos ansiolíticos y antidepresivos, se denomina de diferentes formas. Así, es muy habitual encontrarla como hierba de San Juan debido a que florece a finales de junio, mes en que se celebra la festividad del evangelista (24 de junio).

Ahora dos grupos interdisciplinarios de biología y química inorgánica alemanes acaban de patentar el empleo de flores secas de la hierba de San Juan (género Hypericum) como catalizador activo en diversas reacciones fotoquímicas.

El equipo sigue así la tendencia actual de la química sintética moderna de incluir aspectos sostenibles. La búsqueda de catalizadores fotorreductores sostenibles, renovables y respetuosos con el medio ambiente está resultando muy difícil. Los resultados obtenidos ahora son aún más prometedores. El compuesto vegetal hipericina, un metabolito secundario de la hierba de San Juan, se utiliza como compuesto activo en las reacciones químicas sin necesidad de procesamiento químico previo.

0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x