En el CES que se está desarrollando en Las Vegas, Intel ha anunciado que sus nuevos procesadores vPRO de generación 11 incorporarán mecanismos de detección de ransomware a nivel de hardware.

Mediante la monitorización de ciertos parámetros de funcionamiento e indicadores, Intel es capaz de detectar comportamientos propios de ataques de ransomware, como sería el cifrado de archivos.

Se trata de mecanismos de seguridad embebidos en el propio procesador, en una capa inferior a la del sistema operativo, lo que dificulta que el malware sea consciente de estas protecciones y trate de eludirlas. Intel TDT es capaz de detectar tanto ransomware como otras amenazas de seguridad que impactan en el rendimiento de la CPU, y no solamente aquellas conocidas sino también de tipo zero-day ya que presentan comportamiento similares.

Compañías como Cybereason ya han firmado acuerdos com Intel para incorporar esta funcionalidad en sus soluciones.

200
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios