Estudiantes belgas han hackeado por tercera vez el Tesla X, uno de los coches eléctricos más caros en la actualidad.

De nuevo han atacado a través de la tecnología de apertura sin llave que, como es conocido, utiliza Bluetooth Low Energy (BLE) para conectarse a un smartphone desde donde se puede abrir y arrancar el Tesla.

De esa forma utilizando una humilde Raspberry (RPi), una unidad de control de un camión del desguace que compraron por 100 $ vía eBay y una batería LiPo (30 $) solo necesitaron minuto y medio para recoger toda la información necesaria para hacerse con el control del coche “snifeando” la información emitida por el Tesla.

Una vez descubierto el fallo en el sistema de apertura, el equipo de estudiantes se encargó de notificarlo a Tesla, quien luego tomó las acciones necesarias para corregirlo a través de una actualización de software (2020.48) lanzada hace algunas semanas.

Eso sí, a cambio, los estudiantes belgas fueron beneficiados con una compensación de 5500 dólares además del honor de haberlo conseguido de nuevo.

Tampoco es la primera vez que se haya hackeado un Tesla ya que en 2016 los chinos lo hicieron con el sistema de frenado del mismo. También por las mismas fechas otros “hackers” descubrieron brechas de seguridad en el mando remoto de los VW.

573
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios