Si te preguntamos cual es la velocidad máxima de la luz, no dudarás, acertando si contestas que 300.000 km/segundo.

Sin embargo, poca gente conoce el valor equivalente para el sonido contestando, como mucho, que 340 metros por segundo… lo que no es correcto.

Ahora, un equipo de investigadores de las universidades Queen Mary en Londres y Cambridge, junto a científicos del Instituto de Física de Altas Presiones en Troitsk, acaba de descubrir cuál es la máxima velocidad posible para el sonido… y es mucho mayor de lo que podríamos esperar.

De hecho según lo que acaban de publicar en Science Advances han encontrado que esta es 36 km/s demostrando que la máxima velocidad posible del sonido depende de dos constantes fundamentales: la de estructura fina y la relación de masa entre el protón y el electrón.

Los investigadores obtuvieron primero una predicción teórica, y la pusieron después a prueba en una amplia gama de materiales para comprobar si era cierta su idea de que la velocidad del sonido debería disminuir a medida que disminuye la masa de los átomos.

La predicción implica que el sonido alcanza su límite de velocidad cuando atraviesa hidrógeno atómico sólido.

Lo cual es un problema, porque el hidrógeno solo se solidifica a enormes presiones (por encima de un millón de atmósferas), una presión comparable a la que existe en los núcleos de gigantes gaseosos como Júpiter.

A esas presiones, en efecto, el hidrógeno se convierte en un fascinante sólido metálico que conduce la electricidad como el cobre y que, a temperatura ambiente, podría convertirse en un superconductor.

Por lo tanto, los investigadores tuvieron que realizar complejos cálculos de mecánica cuántica de última generación para probar su predicción.

Y encontraron que, efectivamente, la velocidad del sonido en el hidrógeno atómico sólido está muy cerca del límite fundamental teórico.

319
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios