Cada vez que tengo algún tema relacionado con la aviación me acuerdo del “susto” que me dieron al recibir a través de mi Outlook una convocatoria de reunión sobre la “demanda de aviación”. ¿En qué me habría metido sin querer para que me demandasen.

Al final se referían a una petición de apoyo para llevar a cabo una estimación de la demanda (o forecasting) del combustible de aviación para los próximos 20 años a partir de tan sólo una historia de cinco años atrás. Ya incluso en aquel momento y sin predecir la aparición del COVID no veíamos un futuro alagueño para el fuel de aviación… aunque ahora el de locomoción lo tiene incluso peor.

En cualquier caso y vista que la electrificación de la aviación no resultará tan fácil como la del transporte terrestre se hace cada vez más importante la obtención de fuel de aviación a partir De Fuentes energéticas limpias y no del petróleo.

Por ello, Norsk e-Fuel AS, el nuevo consorcio industrial europeo con sede en Oslo, ha anunciado la industrialización de la tecnología Power-to-Liquid (PtL) en Noruega para el mercado europeo. El nuevo proyecto de vanguardia permitirá la conversión de los amplios recursos de electricidad renovable de Noruega en combustibles renovables.

Utilizando un proceso de coelectrolisis de un solo paso, las innovadoras tecnologías de Sunfire y Climeworks convierten la electricidad renovable, el agua y el CO2 capturado del aire ambiente y las inevitables fuentes de CO2 en gas de síntesis. Los combustibles renovables, como el combustible para aviones, se producen a continuación mediante su posterior procesamiento y refinado.

La primera planta con una capacidad de producción de 10 millones de litros anuales entrará en funcionamiento en 2023. Esta planta se ampliará 10 veces para producir 100 millones de litros de combustible renovable antes de 2026. La planta de Herøya ahorrará entonces 250.000 toneladas de emisiones de CO2 de industrias como la de la aviación cada año.

Para poner esto en perspectiva, sólo una planta de escala industrial ya proporcionará suficiente combustible renovable mezclado para las cinco principales rutas de aviación doméstica de Noruega combinadas (Oslo-Trondheim, Oslo-Bergen, Oslo-Stavanger, Oslo-Tromso y Oslo-Bodo). Esto reduciría efectivamente las actuales emisiones de los vuelos entre esas ciudades en aproximadamente un 50%.

974
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x