Ayer por la mañana tuvimos una interesante reuión con un Centro de investigación catalán para empezar un posible proyecto de utilización de la computación cuántica en la optimización.

Es un tema apasionante y del que los desconocemos todo pero siempre estamos dispuestos a aprender para hacer algún día lo que hacen los chinos de la Universidad de Hefei que ya en el año 2017 construyeron el centro más grande del mundo dedicado a la computación cuántica.

Ahora un grupo de investigadores del mismo ha logrado dar un importante paso en el desarrollo de sistemas cuánticos de generacion y transmision de claves teóricamente imposibles de descifrar.

Los científicos han enviado claves generadas por métodos cuánticos entre un emisor y un receptor, separados por una distancia de 1.120 kilómetros, cuando hasta ahora solo se había logrado establecer esta comunicación a una distancia de 404 kilómetros vía fibra óptica.

El «truco» ha sido transmitir estas claves por el espacio, a través del satélite
Micius, el pionero satélite cuántico chino que puede revolucionar la historia de las comunicaciones del mundo.

En esta ocasión han logrado enviar una pequeña cantidad de información entre el satélite Micius y dos telescopios diseñados para esta finalidad, y situados en Delingha y Nanshan, en China.

Para conseguirlo, han tenido que focalizar los fotones y apuntar los haces con gran precisión desde un satélite en movimiento.

Un factor limitante ha sido que la capacidad de generar fotones entrelazados es muy limitada.

369
0 0 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios