Según se publica en DirectoAlPaladar un químico español ha inventado una máquina capaz de reducir los grados de alcohol en cualquier vino sin cambiar apenas su sabor.

Este invento en el que trabaja la startup Alacarte Aventures tiene el tamaño de un electrodoméstico pequeño, como un microondas o robot de cocina y logra reducir el alcohol de un vino de 14 a 8 grados en cinco minutos. Se ha calculado que podría costar alrededor de 3.000 euros, por lo que estaría destinado a profesionales de la hostelería.

Su creador, el químico Pere Castells, que trabajó durante más de diez años en El Bulli e impartió clases en la Universidad de Harvard, desarrolló la idea de esta máquina al darse cuenta de la necesidad de un consumo con menor graduación mientras trabajaba en el restaurante de Ferran Adrià.

La máquina de Alacarte hace uso de una tecnología médica, similar a la que se emplea en diálisis. El secreto de esta máquina es un innovador sistema que separa el alcohol del vino por medio de membranas y lo diluye en agua para luego volver a recomponerlo.

A diferencia de otros procesos industriales para desalcoholizar el vino, esta nueva máquina permite mantener toda la calidad del vino, debido a que el vino no sufre ningún proceso agresivo y no se altera su composición, y con un sabor final fiel al original.

Como es lógico, al perder alcohol el vino también tendrá muchas menos calorías, recordemos que la mayoría del aporte energético del vino proviene del alcohol. En este sentido, el dispositivo informa de las calorías que se eliminarán del vino haciéndolo más “light”.

Con todo, el prototipo inicial aún tiene sus limitaciones y no se puede emplear con vinos espumosos ya que estos perderían todo su gas en el proceso sad

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación