Si Díos quiere y el piloto no se despìsta a estas horas mañana deberíamos estar por las húmedas tierras de Finlandia para pasar gran parte de la semana pergeñando proyectos europeos. Esta vez no nos interesa el famoso grafeno sino que estaremos hablando de Big Data e Inteligencia Artificial y donde presentaremos nuestras ideas acerca de Digital Twins.

En cualquier caso y retomando el tema que sigue tan de cerca nuestro amigo Òscar, se acaba de descubrir una nueva aplicación para ser usado como filtro autoesterilizante capaz de atrapar bacterias del aire y acabar con ellas.

Este filtro desarrollado en la Universidad de Rice (Houston) incorpora tecnología de grafeno inducido por láser (LIG).

Debido a su peculiar estructura tiene la capacidad de capturar microorganismos, como bacterias y hongos, junto con otros contaminantes en el aire, como esporas, priones y diversos compuestos tóxicos que están presentes en aerosoles, gotas y partículas.

El filtro atrapa y destruye lo que captura al calentar periódicamente a una temperatura de 350 ° C como resultado de la electricidad que lo atraviesa. No necesita mucha potencia para alcanzar esta temperatura, y solamente tarda unos segundos en enfriarse de nuevo, habiendo destruido previamente todas las moléculas dañinas que puedan generar reacciones adversas en las personas.

El equipo sugiere que la capacidad de autoesterilizarse podría dar a los filtros LIG una vida más larga, por lo que los usuarios no tendrían que reemplazarlos con tanta frecuencia como los filtros de aire más convencionales. Otra de sus aplicaciones sería el uso para aviones comerciales.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación