Seguro que muchos de vosotros ya conocíais que el críquet es un deporte de bate y pelota, en el que se enfrentan dos equipos de once jugadores cada uno. Se juega en un campo de hierba, más o menos ovalado (elíptico), cuya extensión no debe ser inferior a la de uno de fútbol. En el centro del campo hay un terreno rectangular al que se le conoce con el nombre de “pitch”.

Originado en su forma organizada en Inglaterra, el críquet es popular principalmente en los países de la Mancomunidad Británica de Naciones siendo el deporte de masas en los países del Subcontinente Indio… y en el continente australiano.

Lo que seguro no sabíais (a no ser que fuérais jugadores de este deporte) es que Kookaburra, aparte de ser un ave de la familia de los martines pescadores natural de Tasmania y de Australia, es la empresa más importante del mundo fabricando todo tipo de material deportivo para el criquet.

Aunque hasta la fecha la medida de la velocidad de las pelotas de criquet se medía, igual que en el ténis, mediante un radar situado en una posiicón estática, Kookaburra acaba de inventar la bola inteligente con un sensor en su interior y que aparte de enviar a un smartphones datos en tiempo real de velocidad también lo hace del giro de la misma.

Ya están probando la pelota inteligente en competiciones locales con la idea de utilizarlas también en las ligas T-20 para después empezar a sacar jugo a la información utilizando técnicas de Learning, que son las que más nos gustan ¿no?

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación