Nuestro primer contacto con las nuevas SSD en formato M.2 lo tuvimos el pasado año cuando montamos nuestro potente SZ270R9 el XPC de Shuttle comrpobando la apreciable mejoría de velocidad de acceso frente a un SSD convencional.

A medida que el tiempo pasa los precios de SSDs en este formato está reduciéndose por lo que cada día son más interesantes por su elevada velocidad (y reducido tamaño). Por eso, empiezan a aparecer interesantes accesorios como caja para poder usarlo sin necesidad de tener que fijarlo a la placa madre de tu PC.

De la revisión que han hecho me quedo con la elevadad velocidad que se consigue, su compatibilidad con los formatos 2230, 2240, 2260 o 2280 así como su construcción en acero para que radie calor y su temperatura no suba demasiado. También es interesante destacar la facilidad para su instalación que se hace en pocos segundos y sin necesidad de utilizar ni siquiera un destornillador.

Como cosas negativas, su precio de 50 $ que nos parece algo elevado aunque ya se sabe que hasta que no haya competencia habrá que pagar la novedad.

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación