Estamos acostumbrados a ver espectaculares vídeos de coches autónomos circulando por autovías o, como mucho, por espaciosas avenidas. Además para ello requieren de costosos sensores por no hablar de cartografía 3D suficientemente detallada para no encontrarse con sorpresas de última hora durante la circulación.

Por eso, la solución de los ingleses de Wayve es realmente interesante por cuanto han diseñado un sistema que puede conducir como un ser humano, usando solo cámaras y un GPS usando aprendizaje reenforzado. No usan mapas HD, ningún sensor ni reglas codificadas a mano, pero aún así consiguen conducir por las calles de Cambridge, Inglaterra, algo que ya han conseguido con solo 20 horas de datos de entrenamiento.

Inicialmente aprende por imitación de un conductor humano utilizando la visión artificial para seguir una ruta. El aprendizaje por refuerzo permite aprender de cada intervención del conductor de seguridad para mejorar nuestra política de conducción, y eso es un enfoque muy diferente al de empresas como Waymo… antes conocida como Google self-driving car project.

57

1
Responder

avatar
1000
1 Comentarios
0 Responder
1 Seguidores
 
Comentario más seguido
Comentario más interesante
1 Autores
Pharizna Autores más recientes
  Suscribirse  
Notificación