Debo reconocer que una de las cosas con las que más disfruté de mis últimos años trabajando en la refinería fueron las prácticas contraincendios que luego tuve ocasión de retomar en mi etapa en el Centro de Investigación.

Probablemente el hecho de mi fuerte miopía ne hacía más fácil meterme vestido de bombero en una sala a oscuras y llena de humo y poder encontrar a tientas la salida. Aunque a algunos les daba claustrofobia a mí la verdad es que me gustaba y más sabiendo que no había un fuego de verdad y siempre los instructores estarían ahí para rescatarnos si teníamos problemas.

Por eso entiendo la gran importancia del proyecto que desde hace un par de años se está desarrollando en la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) para integrar en su equipación unas gafas inteligentes que reproduce la imagen de su cámara térmica en plan realidad aumentada.

En la actualidad muchos servicios de bomberos utilizan cámaras térmicas en su trabajo pero suelen ser equipos pesados mientras que este “invento” además de ser ligero deja las manos libres a sus usuarios lo que, evidentemente, es muy importante en su arriesgado trabajo.

1
Responder

  Suscribirse  
El más nuevo El más antiguo El más votado
Notificación