Hasta ahora el mundo de los robots industriales se asociaba a grandes y pesadas máquinas en automatizadas cadenas de fabricación… y caros muy caros. Ahora y gracias a la popularización de los mismos empiezan a aparecer nuevos negocios como, por ejemplo, este servicio de alquiler de robots para probar sus ventajas sin necesidad de una gran inversión económica.

Otros más pudientes y con experiencia de años en este mundo, como es Toyota apuestan por pequeñas startups como la nipona Preferred Networks que se fundó en el año 2014.

EL lunes pasado hicieron una demostración de uno de sus robots que haciendo uso de reconocimiento de imágenes era capaz de recoger los juguetes esparcidos por una habitación infantil y ordenarlos… o coger los platos y meterlos en el lavaplatos.

Yo quiero uno ¿y vosotros?

Responder

avatar
  Suscribirse  
Notificación
A %d blogueros les gusta esto: