Jonathon Keats, un filósofo experimental de la Universidad de Arizona, nos presenta la Millennium Camera, una cámara estenopeica que capturará la imagen más lenta del mundo durante ¡mil años! Inspirándose en las cámaras estenopeicas originales, la Millennium Camera utiliza un cilindro de cobre con un extremo de oro de 24 quilates y un pequeño agujero. La luz solar se filtra a través de este agujero y proyecta la imagen sobre una superficie fotosensible recubierta con capas delgadas de un pigmento de pintura al óleo llamado “rose madder”. Por cierto, dicho pigmento se extrae de la planta Rubia tinctorum y se compone de dos tintes orgánicos rojos: alizarina y purpurina.

Una danza de cambios a lo largo del tiempo

Imaginen las montañas y el cielo de Tucson plasmados en una foto que abarca siglos!. Con la exposición controlada, los elementos más estables aparecerán audaces y claros, mientras que los objetos cambiantes, como edificios, serán parcialmente transparentes. Es casi como una reflexión sobre la impermanencia de la humanidad, donde el cambio se superpone en una imagen que revela capa por capa la interpretación del pasado.

Desafíos y reflexiones para el futuro

Claro, hay desafíos. ¿La cámara resistirá hasta el siglo XXXI? Desde desastres naturales hasta posibles actos de robo del cobre, el futuro es incierto. Sin embargo, más allá de ser una ventana al pasado, la Millennium Camera busca inspirar reflexiones en el presente sobre nuestro futuro. ¿Cómo imaginamos el mañana? ¿Y cómo nuestras visiones pueden motivarnos a dar forma a lo que está por venir?

 

256
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x