En un futuro cercano una pequeña muestra de saliva será suficiente oara detectar un cancer incipiente. La Universidad de Gotemburgo nos trae una perspectiva innovadora en la detección temprana del cáncer: el análisis de la saliva. Investigadores han desarrollado un método efectivo para interpretar los cambios en las moléculas de azúcar presentes en las células cancerosas.

Los glicanos son estructuras en forma de cadena compuestas por moléculas de azúcar (monosacáridos) unidas por enlaces químicos. Los monosacáridos, como la glucosa, la fructosa y la galactosa, son los más conocidos como componentes básicos de los azúcares y los hidratos de carbono de la dieta, y son la principal fuente de combustible en la mayoría de los organismos vivos.

Estos glicanos, una estructura de moléculas de azúcar vinculada a las proteínas en nuestras células, podrían ser la clave. La estructura de la glicana determina la función de la proteína a la que está unida. Cambios en esta estructura han sido conocidos por indicar inflamación o enfermedad en el cuerpo.

Diferenciando los cambios estructurales: Una respuesta precisa a las enfermedades

El equipo de investigación ha analizado datos de aproximadamente 220 pacientes con 11 tipos de cáncer diagnosticados. Han identificado diferencias en la subestructura de la glicana según el tipo de cáncer. La novedosa metodología, potenciada por inteligencia artificial (IA), ha permitido encontrar estas conexiones cruciales.

Potencia de la IA en la identificación de patrones

Mientras otros grupos de investigación realizan pruebas estadísticas convencionales para identificar biomarcadores, el equipo de Daniel Bojar utiliza un método innovador que incorpora IA. Este aborda los problemas de baja sensibilidad en las pruebas de espectrometría de masas convencionales, proporcionando resultados estadísticamente significativos.

Un futuro prometedor: Nuevos métodos de prueba y espectrómetro de masas avanzado

Con la adquisición de un espectrómetro de masa de última generación, el equipo tiene como objetivo desarrollar métodos de prueba más rápidos y confiables. La meta es detectar el cáncer, incluso su tipo, mediante una muestra de sangre o saliva. Se vislumbra la posibilidad de realizar pruebas clínicas en humanos en los próximos cuatro a cinco años.

 

138
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x