Este verano, el Mediterráneo se ha convertido en un hervidero de incendios. Desde Grecia hasta Sicilia y la región de Cabilia en Argelia, los incendios han devastado miles de hectáreas de bosques, a veces con trágicas consecuencias humanas. Según Mercedes Guijarro, investigadora en el Instituto de Ciencias Forestales (INIA-CSIC), si consideramos las actuales previsiones climáticas, “el período de riesgo de incendio será cada vez mayor y los incendios más intensos, afectando a mayor superficie”.

La amenaza creciente de los grandes incendios forestales

Los datos son preocupantes. El 39% del total del área afectada por incendios en la Unión Europea en 2022 correspondió a España, con la quema de 310.000 hectáreas. De forma alarmante, en el noroeste peninsular la concentración de grandes incendios forestales (GIF), aquellos que superan las 500 hectáreas quemadas, ascendió a un 45% en 2022. Estos fuegos, exacerbados por el abandono rural, la deforestación y el aumento de las temperaturas, representan una grave amenaza para la península ibérica.

Los megaincendios y los incendios de sexta generación

En este contexto, cada vez se escuchan más términos como “megaincendios” e “incendios de sexta generación”. Según la científica Cristina Santín, del Instituto Mixto de Investigación en Biodiversidad (IMIB), los megaincendios son “fuegos tan grandes e intensos que, por muchos medios que se pongan a disposición, se encuentran fuera de la capacidad de supresión”. Los incendios de sexta generación, por su parte, “liberan tanta energía a la atmósfera que todo se desestabiliza a su alrededor y generan tormentas eléctricas, lo que provoca más llamas”.

La inevitable convivencia con los incendios

A pesar de la gravedad de la situación, los expertos coinciden en que los incendios no pueden eliminarse por completo. Según Guijarro, “Tenemos que aprender a convivir con esta realidad, apostando por una gestión y unos comportamientos que permitan que los incendios, siendo inevitables, sean sostenibles social, económica y ecológicamente”. Por su parte, Santín recuerda que “los incendios forman parte de nuestro planeta desde hace más de 420 millones de años”, y en ciertos casos, pueden ser incluso necesarios para la vida de algunas especies.

492
Suscribirse
Notificación
1 Comment
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x