Aunque en la actualidad no existen baterías digeribles en el mercado y no hay “muchos” planes concretos para desarrollarlas en un futuro cercano… si alguna vez se logra desarrollar una tecnología así, podría tener algunas aplicaciones interesantes.

Por ejemplo, las baterías digeribles podrían ser útiles para dispositivos médicos implantables que necesitan una fuente de energía y que deben permanecer dentro del cuerpo durante un período prolongado. Si la batería fuera digerible, se podría evitar la necesidad de retirar el dispositivo del cuerpo para cambiar la batería.

Sin embargo, investigadores del Instituto Italiano de Tecnología (IIT) han creado una batería recargable que también es completamente comestible.

La celda de la batería utiliza riboflavina (vitamina B2) como ánodo y el antioxidante quercetina como cátodo. El alga nori (piense en el sushi) sirve como separador para evitar cortocircuitos, y los contactos de oro de calidad alimentaria se conectan a los electrodos encapsulados en cera de abeja. El carbón activado también se utiliza para aumentar la conductividad eléctrica.

La celda de prueba de concepto funciona a 0,65 voltios y puede suministrar hasta 48 μA durante 12 minutos, o unos pocos microamperios durante más de una hora.

Una batería que sea segura para ingresar al cuerpo humano podría usarse para alimentar pequeños dispositivos electrónicos para procedimientos médicos de corta duración. Las futuras revisiones con más potencia y/o ciclos de vida más largos podrían reemplazar las baterías tóxicas en dispositivos médicos implantados o encontrar uso en robots de administración de medicamentos.

Por otra parte estas futuras baterías comestibles podrían ser más beneficiosas en juguetes para niños, o incluso en juguetes electrónicos para mascotas.

Cada año en los EE. UU. unos 2500 niños se tragan una pila de botón o se les clava una en el oído o la nariz. Cuando se ingiere, puede comenzar una reacción química en 15 minutos que puede causar daño a los tejidos. Las lesiones potencialmente mortales pueden aparecer en dos horas.

Ampliando el potencial de daño, uno de los autores del estudio “Una batería recargable comestible” afirma que las baterías pueden dañar el tejido humano de dos maneras: ya sea a través de la electrólisis del agua o directamente a través de la toxicidad de sus materiales.

“La electrólisis del agua es un fenómeno en el que la electricidad con un voltaje superior a 1,2 V (prácticamente todas las baterías comerciales) descompone el agua en oxígeno e hidrógeno y es muy peligroso si ocurre en el estómago”.

La batería comestible funciona muy por debajo de este umbral de 1,2 voltios y, por lo tanto, no corre el riesgo de provocar la electrólisis del agua.

414
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x