Los organoides son pequeñas estructuras tridimensionales que se asemejan a los órganos en su función y estructura. Se producen en el laboratorio a partir de células madre o de células diferenciadas y pueden utilizarse para estudiar enfermedades y probar nuevos tratamientos.

Los organoides se han utilizado para estudiar una amplia variedad de órganos, como el cerebro, el intestino, el hígado y los pulmones, entre otros. Los científicos esperan que los organoides sean útiles en el desarrollo de nuevos tratamientos para una amplia variedad de enfermedades y afecciones médicas.

Por ejempo, un equipo de la Universidad Técnica de Munich (TUM) ha desarrollado una técnica para inducir células madre a emular el desarrollo del corazón humano, lo que ha llevado a la creación de un “mini-corazón” organoide.

Los organoides desarrollados en TUM podrían resultar útiles para los investigadores, ya que se pueden utilizar para estudiar las primeras fases del desarrollo del corazón humano.

El corazón humano comienza a formarse aproximadamente tres semanas después de la concepción, lo que dificulta su estudio.

Además, los hallazgos de los estudios en animales no son totalmente transferibles a los humanos.

Los organoides resultantes tienen aproximadamente medio milímetro de diámetro y son capaces de contraerse como las cámaras del corazón humano.

La técnica de creación de organoides también tiene implicaciones en el desarrollo de nuevos fármacos, ya que los organoides podrían usarse para probar fármacos directamente.

Los investigadores han registrado una patente internacional para el proceso de creación de organoides de corazón.

En resumen, este avance en la tecnología de organoides podría revolucionar la investigación en enfermedades cardíacas y llevar a nuevos tratamientos y curas en el futuro.

194
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x