El pasado domingo, el Hospital Clinic de Barcelona sufrió un ciberataque de Ransomware que ha afectado a tres sedes del hospital (Villarroel, Plató y Maternitat) y tres centros de atención primaria (Casanova, Borrell y Les Corts).

Un ciberdelito que ha supuesto la suspensión de 150 Cirugías no urgentes, 3.000 visitas a consultas externas y unas 500 analíticas, así como el robo de información. Todavía no se ha pedido rescate ni autoría del delito, aunque, según la Agencia de Ciberseguridad de Cataluña, procedería del grupo extranjero de hackers RansomHouse.

La sanidad y administraciones públicas, son principales víctimas de este tipo de ciberdelitos para poner en “jaque” a los organismos a cambio de un rescate, como así sucedió con el ciberataque al sistema informático del SEPE.

Las amenazas, cada vez más sofisticadas, con el uso de inteligencia artificial con fines delictivos, han expuesto la vulnerabilidad de las infraestructuras que sostienen nuestra sociedad. Grupos organizados utilizan malwares complejos, buscan vulnerabilidades dentro de la estructura digital de las administraciones que, en ocasiones, ya se encuentran obsoleta. Inician ataques de amenaza avanzada persistente (APT) o utilizan ingeniería social para burlar controles de seguridad. Delitos que tiene graves consecuencias tanto para las administraciones como para los ciudadanos.

320
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x