La energía geotérmica es una fuente de energía renovable y sostenible que puede tener un papel importante. En Europa, la energía geotérmica se está utilizando cada vez más para producir electricidad y calefacción. Además, puede ayudar a cumplir los objetivos de energía renovable y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

En España, la energía geotérmica tiene un potencial significativo, especialmente en las islas Canarias. Sin embargo, su desarrollo aún es limitado en comparación con otros países europeos.

El aprovechamiento de pozos petroleros abandonados para instalar baterías geotérmicas es una estrategia que se está empezando a explorar en algunos países.

Los pozos petroleros abandonados pueden proporcionar un acceso conveniente a las formaciones geotérmicas subterráneas para la instalación de sistemas geotérmicos. Además, los pozos abandonados pueden utilizarse como conductos para inyectar y extraer fluidos geotérmicos, lo que puede mejorar la eficiencia y la seguridad de los sistemas geotérmicos.

Sin embargo, también hay consideraciones medioambientales y técnicas que deben abordarse antes de utilizar pozos petroleros abandonados para la geotermia. Por ejemplo, es importante evaluar y gestionar los riesgos ambientales, incluyendo la contaminación del agua y el suelo, y asegurarse de que los pozos no representen un peligro para la seguridad pública. Recordemos la problemática suscitada tras la propuesta de uso de “fracking” que ha triunfado en USA pero está prácticamente abandonada en Europa sad

En general, el aprovechamiento de pozos petroleros abandonados para la geotermia puede ser una estrategia interesante, pero requiere una evaluación cuidadosa y planificación adecuada para garantizar su éxito y sostenibilidad a largo plazo.

Por ejemplo en USA se acaba de publicar un interesante estudio realizado por la Universidad de Illinois demostrando con éxito el almacenamiento de calor geotérmico eficiente y, al mismo tiempo, reutilizando un pozo de petróleo y gas abandonado.

La cuenca de Illinois es una cuenca de baja temperatura, lo que significa que no produce naturalmente energía geotérmica para generar electricidad. Sin embargo, las formaciones en el subsuelo más profundo tienen las propiedades térmicas e hidráulicas necesarias para establecer un reservorio geotérmico artificial.

Parece que la  contiene unidades de roca esponjosa con poros abiertos y minerales con conductividad térmica óptima intercalados entre capas aislantes, lo que proporciona el espacio y el aislamiento necesarios para establecer un depósito de calor artificial capaz de retener fluidos lo suficientemente calientes como para generar electricidad.

'Batería' geotérmica reutiliza pozo de petróleo y gas abandonado en Illinois, informan investigadores

Usando datos de observaciones de campo anteriores y estudios preliminares de modelos numéricos, el equipo eligió inyectar fluido precalentado en Cypress Sandstone, una unidad de roca porosa ubicada aproximadamente a 900 metros bajo la superficie en el sitio de prueba.

Para probar la capacidad de almacenamiento de calor del sitio, los investigadores inyectaron agua calentada a 50 grados centígrados en el pozo durante tres días de inyección en abril de 2021. Después de cerrar el pozo, el equipo monitoreó los cambios en la presión, las condiciones térmicas y la hidráulica durante cinco dias.

El estudio estima un costo neto general promedio de generación de electricidad de 0.138$ por kilovatio-hora, lo que hace que el sistema propuesto sea económicamente viable y rentable.

Concluyen por tanto que la cuenca de Illinois puede ser un medio efectivo para almacenar el exceso de energía térmica de fuentes industriales y, eventualmente, fuentes más sostenibles como la eólica y la solar. El depósito subterráneo actúa esencialmente como una gran batería subterránea mientras reutiliza pozos de petróleo y gas abandonados.

295
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x