No es la primera, ni probablemente sea la última, vez que hablemos de las algas ya que cada vez está más claro que tienen mucho que decir en temas energéticos.

Eso sí, probablemente su aprovechamiento no sea tan solo para obtener biomasa y a partir de ella productos químicos de interés. En efecto científicos de la Universidad de Cambridge utilizando el alga verdi-azul, más bien cianobacteria Synechocystis sp. PCC 6803, han sido capaces de hacer funcionar un procesador Arm Cortex M0+ durante más de 6 meses en un entorno doméstico bajo luz ambiental.

Este generador de energía fotosintética fue sellado en un pequeño recipiente del tamaño de una batería AA hecho de plástico transparente y aluminio.

En la prueba realizada pusieron el ordenador en una ventana en una de las casas de los investigadores durante la cuarentena producida por el COVID.  Allí permaneció durante seis meses, de febrero a agosto.

El microprocesador funcionó en ciclos de 45 minutos. El uso que le dieron fue calcular sumas de números enteros consecutivos para simular una carga de trabajo computacional, que requería 0,3 microvatios de potencia,. En los intervalos de 15 minutos de espera se necesitaban 0,24 microvatios adiconales.

Los responsables tienen dos teorías por las cuales las algas funcionan como fuente de energía: o bien la bacteria genera electrones o crea condiciones en las que el ánodo de aluminio en el recipiente se corroe en una reacción química, que a su vez produce electrones. Los investigadores se inclinan más por la primera hipótesis.

Además de para pequeños dispositivos, el descubrimiento podría ser útil para áreas rurales y remotas de países de bajos y medianos ingresos, para abastecer sensores ambientales o cargar un teléfono móvil.

Gracias a las algas podrían fabricarse dispositivos de bajo coste: se calcula que estarían listos para aterrizar en el mercado dentro de un lustro. También han hallado otras especies de algas capaces de generar una corriente de mayor voltaje.

Por otro lado, no es que la batería funcione solo durante el día, ya que la bacteria genera su alimento con la fotosíntesis, y a su vez, la pila sigue produciendo energía durante los períodos de oscuridad, al procesar los excedentes de alimentos.

197
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x