Parece mentira lo que han avanzado las técnicas relacionadas con el ADN en los últimos años y ahora una secuenciación es de lo más sencillo, estando al alcance de cualquiera y se utilizan para multitud de aplicaciones.

Ahora se extrae ADN antiguo no solo de huesos, sino del suelo que pisaron nuestros antepasados hace milenios o incluso del ‘pegamento’ que dejaron los piojos para adherir sus liendres al cabello de las momias.

Ahora se extrae información genética casi del aire…. o sin el casi.

En efecto dos equipos independientes han analizado el ADN ambiental de dos zoológicos europeos, detectando con gran precisión las especies de su interior.

Para probarlo, eligieron muestras en dos zoológicos diferentes: el Hamerton Zoo Park (en Reino Unido) y el Copenhagen Zoo (en Dinamarca).

Y constataron que sus técnicas, cada una de ellas diferentes, podía identificar a aquellos animales mucho mejor de lo que se habían imaginado.

Cada equipo utilizó un método diferente para filtrar el ADN ambiental en el aire, pero ambas técnicas lograron detectar no solo a los animales del zoo, sino a los que estaban fuera de sus fronteras.

Ambos equipos no solo detectaron los animales «cercanos» sino además también la presencia de alimentos para animales del zoológico, como pollos, vacas, caballos y peces. Por ello por los investigadores creen que se abre una nueva ventana con el potencial de las técnicas de detección del ADN ambiental aerotransportado.

339
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x