Actualmente la detección temprana de incendios forestales se realiza mediante satélites, de los cuales los más avanzados detectan incendios cuando el área en llamas alcanza unos 18,4 km2, pudiéndose ver afectada su eficacia por la cobertura de nubes.

En un estudio publicado  en IEEE Internet of Things Journal un grupo de investigadores propone una solución novedosa que aprovecha una red de sensores IoT y una flota de drones o vehículos aéreos no tripulados (UAV), a partir de los cuales son capaces de detectar incendios de tan solo 2,5 km2.

La red de sensores se encuentra repartida por regiones de interés como parques nacionales o bosques cercanos a las comunidades. Si se produce un incendio los dispositivos IoT desplegados lo detectarán y esperarán a que un UAV patrullando se encuentre dentro del rango para informar y que éste notifique al departamento de extinción de incendios cercano.

En una simulación donde se desplegaron 420 sensores por kilómetro cuadrado y 18 UAVs patrullando un área de bosque de 400 km2, el sistema detectó incendios de 2,5 km2 con una precisión del 99%, e incendios de km2 con una precisión del 69%.

La desventaja de las redes UAV-IoT es que solo pueden cubrir áreas relativamente pequeñas, por tanto sería adecuada para la de detección de incendios forestales en regiones de alto riesgo.

404
Suscribirse
Notificación
2 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
2
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x