La detección por el olfato de ciertas enfermedades humanas es un tema del que ya hablamos el pasado otoño applicado, como no, a la detección del COVID por parte de equipos de perros entrenados. Al final, no tenemos claro si tenía razón nuestro amigo Angel que dudaba que algún día se utilizase este sistema ya que en este mismo mes de marzo se seguía hablando que pronto iban a llegar pronto a prestar sus servicios en aeropuertos internacionales.

Otra «alternativa» más atrayente para los amantes de los animales sería disponer de una «nariz electrónica» incorporada en un dispositivo portátil que pueda detectar el «olor» característico de las personas con COVID-19, que se basa en la tecnología de detección de cáncer que se está desarrollando en la Universidad de Penn.

Según los resultados obtenidos en una prueba basada en olores que olfatea los vapores que emanan de las muestras de sangre fue capaz de distinguir entre células benignas y de cáncer de páncreas y de ovario con una precisión de hasta el 95 por ciento, según un nuevo estudio de investigadores de la Universidad de Pensilvania y la Facultad de Medicina Perelman de Penn.

Los hallazgos sugieren que la herramienta desarrollada, que utiliza inteligencia artificial y aprendizaje automático para descifrar la mezcla de compuestos orgánicos volátiles (COV) que emiten las células en las muestras de plasma sanguíneo, podría servir como un enfoque no invasivo para detectar compuestos más difíciles de detectar, como cánceres, como el de páncreas y ovario.

El sistema de olfato electrónico está equipado con nanosensores calibrados para detectar la composición de los COV, que emanan todas las células.

Estudios previos de los investigadores demostraron que los COV liberados de tejido y plasma de pacientes con cáncer de ovario son distintos de los liberados de muestras de pacientes con tumores benignos.

Entre 93 pacientes, incluidas 20 pacientes con cáncer de ovario, 20 con tumores de ovario benignos y 20 controles de la misma edad sin cáncer, así como 13 pacientes con cáncer de páncreas, 10 pacientes con enfermedad pancreática benigna y 10 controles, los sensores de vapor discriminaron los COV del cáncer de ovario con un 95 por ciento de precisión y el cáncer de páncreas con un 90 por ciento de precisión.

La herramienta también identificó correctamente a todos los pacientes (un total de ocho) con cánceres en etapa temprana.

El enfoque de reconocimiento de patrones de la tecnología es similar a la forma en que funciona el sentido del olfato de las personas, donde una mezcla distinta de compuestos le dice al cerebro lo que está oliendo.

La herramienta fue entrenada y probada para identificar los patrones de COV más asociados con las células cancerosas y los asociados con las células de muestras de sangre sana en 20 minutos o menos.

55
5 1 voto
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
1
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x