Muy probablemente más de uno habríamos errado la respuesta pensando que el agua pesada era radiactiva y por tanto no recomendable para la salud humana. Lo cierto es que el deuterio es un isótopo estable del hidrógeno y en su forma pura, el agua pesada tiene una densidad aproximadamente un 11 % mayor que la del agua, pero, por lo demás, es física y químicamente similar.

El agua pura ordinaria no tiene un sabor definido, pero ¿qué pasa con el agua pesada? ¿Tiene un sabor dulce, como pueden indicar las pruebas anecdóticas que se remontan a la década de 1930? Y en caso afirmativo, ¿por qué, si el D2O es químicamente casi idéntico al H2O, del que es un isótopo natural estable? Estas preguntas surgieron poco después de que se aislara el agua pesada hace casi 100 años, pero hasta ahora no habían recibido una respuesta satisfactoria.

Ahora en un estuido recientemente publicado en Nature han encontrado respuestas a estas preguntas utilizando simulaciones de dinámica molecular, experimentos basados en células, modelos de ratón y sujetos humanos. Por otra parte demuestran de forma concluyente que, a diferencia del agua ordinaria, el agua pesada tiene un sabor dulce para los seres humanos, pero no para los ratones, y que este efecto está mediado por el receptor humano del sabor dulce.

En su trabajo, los autores complementan los experimentos gustativos en sujetos humanos con pruebas en ratones y en células HEK 293T transfectadas con el receptor humano del sabor dulce TAS1R2/TAS1R3, y con la modelización molecular. Los resultados apuntan sistemáticamente a que el sabor dulce del agua pesada está mediado en los seres humanos por el receptor TAS1R2/TAS1R3. Futuros estudios deberían poder dilucidar los sitios y mecanismos de acción precisos, así como la razón por la que el D2O activa el TAS1R2/TAS1R3 en particular, dando lugar a un sabor dulce (pero no a otro).

Aunque evidentemente no es un edulcorante práctico, el agua pesada permite vislumbrar el amplio espacio químico de las moléculas dulces. Dado que el agua pesada se ha utilizado en procedimientos médicos, el hallazgo de que puede provocar respuestas del receptor del sabor dulce, que se encuentra no sólo en la lengua sino también en otros tejidos del cuerpo humano, representa una información importante para los médicos y sus pacientes. Además, debido a la amplia aplicación del D2O en la determinación de estructuras químicas, los químicos se beneficiarán de conocer las presentes observaciones.

87
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x