Paul Christie es un investigador del Media LAB del MIT que acaba de lanzar una campaña de financiación para una impresora doméstica de hologramas.

Su LitiHolo 3D Hologram Printer. como su nombre indica, genera hologramas que inicialmente parecen una fotografía, pero cuando la mueves se genera el efecto 3D en su interior.

Lo único que necesita LitiHolo 3D Hologram Printer para generar hologramas es una imagen en 3D, o un vídeo grabado moviendo la cámara alrededor del objeto. También funciona con fotos obtenidas desde distintos ángulos.

Se pueden crear con cualquier móvil, o usar aplicaciones como Sketchfab, que disponen de más de medio millón de imagenes 3D gratuitas que se pueden convertir fácilmente en hologramas.

El software incluido con la impresora se encarga de todo: Fusiona la imagen desde diferentes ángulos en lo que técnicamente se llama un elemento del holograma, o hogel. Estos hogel se asocian a un pixel y se imprimen con un láser es un material fílmico especial.

Este filme ha sido creado por LitiHolo y es necesario para generar el efecto 3D, así que hay que comprarlo de la misma forma que se compra papel fotográfico para las impresoras de fotos. Imprimir un holograma de 10 x 12 centímetros cuesta unos 10 euros… aunque la impresora cuesta ahora mismo unos 900 EUR teniendo que esperar hasta fin de año para tenerla en casa sad

326
Suscribirse
Notificación
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x