La RAE define el juego como un “Ejercicio recreativo o de competición sometido a reglas, y en el cual se gana o se pierde”. De ahí que enfrentarse a un supercomputador a una partida de ajedrez para siempre acabar perdiendo poco tiene de juego ¿no?.

De ahí el interés del proyecto Maia desarrollado de forma conjunta por la Universidad de Cornell, la Universidad de Toronto y Microsoft que no pretende aplastarnos a los seres humanos insignificantes, sino que trata de jugar como nosotros.

Basado en el sistema de código abierto Leela, que a su vez utiliza AlphaZero de DeepMind, intenta replicar lo que haría un humano sin buscar necesariamente el mejor movimiento disponible.

Entrenaron al modelo en movimientos individuales de millones de juegos humanos en línea en lugar de con el único objetivo de ganar.

Adoptar este enfoque permitió a los investigadores ajustar Maia para diferentes niveles de habilidad.

Entrenaron múltiples versiones de la IA en una variedad de niveles de habilidad. Diseñaron nueve bots para jugar con humanos que tienen calificaciones entre 1100 y 1900 (en otras palabras, más jugadores novatos que aficionados fuertes).

En el pasado mes de diciembre, los investigadores hicieron que Maia estuviera disponible en el sitio de ajedrez lichess.org.

La gente jugó más de 40.000 partidos en su contra en la primera semana.

Los investigadores encontraron que Maia igualaba los movimientos humanos más de la mitad del tiempo en cada nivel de habilidad, y la precisión aumentaba a medida que aumentaba el nivel de habilidad.

464
0 0 votos
Article Rating
Suscribirse
Notificación
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
¡Aquí puedes dejar tus comentarios!x